Hidroterapia

El agua: unos de los agentes curativos más antiguos

En Fisalde contamos con uno de los agentes naturales curativos más antiguos para nuestra salud: el agua. La hidroterapia se utilizaba ya en la antigua Grecia tanto para fines médicos como espirituales.

Pedir una cita

¿Qué es la hidroterapia?

La hidroterapia es un método terapéutico que utiliza el agua unida a los conocimientos fisioterapéuticos de rehabilitación para el tratamiento de diversas patologías

La finalidad curativa de la hidroterapia se basa en el efecto que tienen en el cuerpo los estímulos térmicos, químicos o mecánicos que acompañan al agua. Así la temperatura de  agua, el uso de preparaciones que se le añaden y la intensidad de la presión es lo que produce la mejoría del paciente.

Bases y fundamentos de la fisioterapia hidroterapia

La terapia de hidroterapia se fundamenta en diversos principios científicos como el principio de Arquímedes del cual podemos deducir que el peso de una persona disminuye notablemente en el agua. De este modo se favorece la rehabilitación ya que reduce el impacto en las articulaciones.

El principio de la fuerza de rozamiento que explica por qué el agua favorece el fortalecimiento de los músculos y la presión hidrostática cuando el paciente se introduce en el agua.

Tipos de hidroterapia: mecánica, térmica y química

La hidroterapia mecánica

Puede ser de empuje que consiste en sumergir el cuerpo en el agua, de este modo se ejerce fuerza y presión en los músculos y ayuda a realizar ejercicios cuando la movilidad es reducida. Compresión en la que el agua se aplica con cierta fuerza sobre el cuerpo y crea presión en músculos, venas y nervios. Resistencia hidrodinámica que sirve para fortalecer los músculos. Y, por último, la presión con la que aplicamos el agua.

La hidroterapia térmica

Según si se aplica agua caliente, templada o fría conseguiremos un efecto diferente. El agua caliente relaja el tono muscular, mejora la circulación sanguínea y alivia dolores leves. El agua templada se suele usar por sus efectos sedantes y el agua fría es un excelente tonificante muscular, aumenta el ritmo cardiaco estimula el sistema circulatorio y actúa como antiinflamtorio.

La hidroterapia química

Consiste en añadir al agua determinadas substancias químicas según el tratamiento. Agua sulfurosa para tratar afecciones articulares como la artritis y respiratorias o inflamaciones alérgicas. El agua ferruginosa con la que se trata la anemia y algunas enfermedades de la piel. El agua sulfatada muy beneficiosa para el sistema respiratorio y el locomotor.

Beneficios de la hidroterapia en la fisioterapia

Los beneficios de la utilización del agua en salud son muy variados y dependen del tipo de hidroterapia que estemos aplicando. Entre ellos podemos destacar:

  • Disminuye las contracturas musculares.
  • Reduce el impacto de los movimientos en las articulaciones.
  • Favorece el equilibrio,  la propiocepción y facilita los movimientos.
  • Ayuda a aumentar la fuerza muscular.
  • Gracias a la vasodilatación y la relajación que produce tiene un efecto analgésico.
  • Favorece la respiración y la circulación sanguínea.
  • Incluso ayuda a disminuir la ansiedad o miedo del paciente hacia la terapia.

Patologías en las que ayuda el tratamiento de hidroterapia

La hidroterapia está indicada para prevenir lesiones en deportistas, para mejorar el tono muscular antes de una intervención quirúrgica y ,entre otras, para las siguientes patologías

  • Dolor de espalda
  • Esguinces y Fracturas
  • Lumbalgias y ciáticas
  • Luxaciones
  • Hernias
  • Dolores cervicales y artrósicos
  • Osteoporosis

Pedir una cita