Bursitis

¿En que consiste?

La bursitis consiste en la inflamación o irritación de unas bolsas, llamadas bursas, que protegen y amortiguan los huesos y otras partes del cuerpo como los músculos y tendones.

La función de las bursas es ayudar al movimiento de las articulaciones y evitar fricciones. La bursitis puede manifestarse en caderas, hombros, rodillas, codos, entre otras articulaciones.

Pedir una cita

Causas

El origen puede ser variado aunque la causa principal puede ser el uso excesivo de la articulación. Los movimientos repetitivos y las posiciones que presionan las bolsas sinoviales que hay alrededor de la articulación.

Entre otras causas también podemos señalar una gran debilidad muscular, mala biomecánica articular,  malas posturas o traumatismos.

Además, puede surgir por heridas, infecciones  y como consecuencia de otras enfermedades como gota o artritis reumatoide.

Síntomas

Los síntomas más característicos de la bursitis son dolor, hinchazón y rigidez para llevar a cabo algunos movimientos normales de la vida diaria. Puede ser repentina o aparecer de forma progresiva.

El paciente afectado notará dolor articular y una gran sensibilidad al presionar la zona afectada.

¿Cómo la tratamos?

El objetivo del tratamiento es bajar la inflamación de la bolsa sinovial. Para ello realizaremos terapia manual y recurriremos a la alta tecnología que disponemos en la clínica láser de alta potencia, ondas de choque, electrolisis percutánea intratisular (EPI) ecoguiada.

Tras reducir el dolor y para evitar recaídas será necesario una correcta reeducación de la musculatura y de la biomecánica, esto lo podremos conseguir gracias a la terapia con pilates, control motor o sesiones en Imoove.

Pedir una cita