Esguince de tobillo

¿Qué es?

El esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos del tobillo producida por un torcedura, distensión, estiramiento o torsión de la articulación.

Causa dolor, tumefacción e inflamación, que pueden ser importantes en las primeras horas del traumatismo. Si no se realiza una correcta rehabilitación puede cronificarse.

Pedir una cita

¿Cómo saber si tenemos un esguince de tobillo? Síntomas

El esguince de tobillo puede ser muy doloroso y empeora al mover el pie. El tobillo comenzará a hincharse y aparecerán hematomas,

Debilidad en la zona, rigidez articular y dificultad para andar, son otros síntomas de esta patología.

Causas y factores de riesgo

La causa más común es la torsión del pie hacia el interior, conocido como esguince de inversión.

Se suele producir cuando caminamos sobre superficies irregulares, por un impacto en el tobillo durante la práctica deportiva, al perder el equilibrio por usar tacones altos o al saltar, entre otras situaciones cotidianas.

Es más probable sufrir un esguince de tobillo si ya se ha tenido otro con anterioridad.

Tratamiento

El principal problema de un esguince de tobillo son las recidivas (que se repita al terminar la convalecencia) tras un esquince importante.

El tratamiento de un esguince agudo se centra en la recuperación del ligamento mediante técnicas invasivascomo Electrolísis Percutánea Intratisular (EPI) o punción seca de los músculos espasmados, láser de alta potencia para la recuperación y apoyo parcial y progresivo desde el primer día de la lesión.

Además, para evitar las recidivas nos ocuparemos de la lesión con la reeducación propioceptiva completa, explicando al paciente que el tratamiento del esguince, igual que muchas otras lesiones, no termina en la consulta.

Para los esguinces crónicos o recidivantes adquiere mayor importancia el tratamiento propiocetivo para el que disponemos de aparatos como bosu, plataformas de equilibrio y la Imoove, para una optima mejora.

Pedir una cita