FASCITIS PLANTAR

Consiste en la retracción de la aponeurosis plantar, ocasionada por el uso de calzado inadecuado, un mal apoyo a nivel de la planta del pie, largos periodos de inactividad. Cursa con dolor y retracción fascial y muscular.

Tanto el espolón como la fascitis tienen un tratamiento parecido, estando el primero en muchas ocasiones asociado a la segunda. En ambos, deberemos hacer una realineación correcta de todo el miembro inferior, para procurar que los apoyos estén mejor repartidos en la planta del pie y evitar zonas de sobrepresión o excesiva tracción muscular que pueda originar el problema. Además, el espolón lo trataremos mediante Ondas de Choque y EPI para reducir su tamaño y que sea menos molesto. En caso de las fascitis de más de dos meses de evolución el tratamiento abarcará más ambitos, intentando buscar el origen de la fascitis, sea biomecánico o bioquímico, y para corregirla nos valdremos de técnicas osteopáticas, de terapia manual, terapia miofascial y de nuevo tecnología biomédica tal como EPI, Ondas de Choque, láser, vibra 3.0 y vacusport.