Roturas musculares

¿Qué es una rotura muscular?

Es la rotura de las fibras de un músculo que provoca un dolor repentino, su causa suele ser una contracción o estiramiento violenta del músculo.

Las zonas del cuerpo que sufren con más frecuencia esta lesión del tejido muscular son la espalda y los músculos que hay en la cara posterior del muslo y de la pierna. Acostumbra a pasar con más asiduidad a personas que practican deporte de forma habitual.

En la mayoría de los casos la recuperación consiste en un reposo inicial acompañado de ejercicios para rehabilitar el músculo y evitar futuras lesiones. El tiempo que dure la rehabilitación dependerá de la gravedad de la lesión.

Pedir una cita

Causas de este dolor

Existen varias causas que pueden provocar una rotura muscular:

  • Un estiramiento o contracción violento del músculo. También una carga excesiva cuando el músculo no se ha calentado lo suficiente o está fatigado.
  • Una inadecuada o incompleta recuperación de una lesión anterior.
  • Una caída o un golpe.
  • Otros factores que pueden influir son el sedentarismo, una mala alimentación, algunas enfermedades como la diabetes y la mala circulación sanguínea.

Clasificación y tipos

Clasificamos las roturas musculares según su gravedad.

  • Elongación muscular: se produce una elongación (estiramiento) de las fibras musculares y una microrotura de las fibrillas de actina y miosina sin lesión en el sarcómero. Se manifiesta sobre todo con dolor al realizar ejercicio físico.
  • Rotura fibrilar: rotura microscópica de las fibrillas musculares que produce dolor repentino en forma de pinchazo. Suele ir acompañado de impotencia funcional parcial y pérdida de fuerza.
  • Rotura parcial: es la rotura fibrilar de menos del 50% de la superficie del músculo. El paciente siente un dolor intenso y repentino como si fuera una “pedrada”. Lo habitual es que también aparezca un hematoma muscular.
  • Rotura total: se produce cuando la rotura del músculo supera el 50% de su superficie. En este caso el dodor es muy intenso, en forma de “hachazo” y la limitación funcional es total. Habitualmente se trata con suturación quirúrgica.

¿Cómo lo tratamos en Fisalde?

En Fisalde utilizamos técnica de Electrolisis Percutánea Intratisular Ecoguiada para llegar a la zona de la rotura y acelerar el proceso de cicatrización.

Utilizaremos también Ondas de Choque y Terapia de Ganchos en caso de fibrosis de la cicatriz. La terapia miofascial nos ayudara a conseguir una correcta alineación de las nuevas fibras creadas. Otras técnicas utilizamos con el Láser y la Diatermia.

Una vez consolidada la cicatriz, comenzaremos a realizar ejercicios de control motor excéntricos para que la fuerza del músculo afectado vuelva a ser óptimo.

Pedir una cita